Iberia pierde varios aeropuertos, entre ellos Barcelona, en la asignación del ‘handling’ de rampa de Aena

– Los siete adjudicatarios se comprometen a reducir un 20% el tiempo de entrega del último equipaje

MADRID, 26 (SERVIMEDIA)

Aena ha asignado a siete operadores aéreos 41 licencias para el servicio de asistencia en tierra conocido como ‘handling’ en la categoría de rampa y la aerolínea Iberia ha perdido el aeropuerto de Josep Tarradellas Barcelona-El Prat, entre otros.

Según anunció este martes Aena, son 41 licencias para un periodo de siete años. En concreto, Iberia ha obtenido cinco licencias y presencia en 29 aeropuertos, la misma cifra de centros en los que prestaba el servicio pero con cambios como es la pérdida del de Barcelona, Palma de Mallorca, Málaga y Alicante; Groundforce ha obtenido 11 licencias más un cargo y seguirá en 12 aeropuertos; Aviapartner se ha adjudicado 13 licencias y 15 aeropuertos, estrenándose en nueve; Menzies ha obtenido siete licencias en siete aeropuertos; Unión Handling, la Unión Temporal de Empresas (UTE) entre Iberia y Clece, ha conseguido una licencia y un aeropuerto; Swissport ha logrado una licencia y un aeropuerto, y WFS también ha logrado el mismo resultado.

En el aeropuerto de Madrid, Iberia y Groundforce seguirán prestando el ‘handling’ de rampa y tras la licitación se une Aviapartner, en el lugar de WFS que lo hacía en la adjudicación anterior. En el de Barcelona, Iberia, que tenía la licencia anterior, ahora ha quedado fuera por tener menor puntuación, y la mantiene Groundforce, así como entran nuevas Aviapartner y Menzies.

El concurso de servicios de asistencia en tierra a terceros, en la categoría de ‘handling’ de rampa, aglutina, entre otras labores, la asistencia de equipajes, la asistencia a las operaciones en pista y la asistencia de la carga y correo en lo que respecta a su manipulación física entre la terminal del aeropuerto y el avión. Quedan fuera de este proceso los servicios de asistencia de combustible, que se licitan en otro proceso.

Fuentes de Aena destacaron que ha habido una «elevada concurrencia», con 168 ofertas de 15 licitadores, y únicamente ha quedado desierto un lote para Ceuta y Algeciras. En los pliegos se definió un peso del 65% para la oferta técnica y del 35% para la económica, de acuerdo con los agentes intervinientes. La sostenibilidad y la calidad han pesado un 19,5% cada una, siendo los criterios con mayor puntuación.

Quizás también te interese:  Predif y Alemania colaboran para promover destinos accesibles entre turistas españoles con discapacidad

Estos servicios de rampa suponen para las aerolíneas que los prestan 690 millones de euros anuales, que en siete años de duración de las licencias son unos 5.000 millones de euros. Desde Aena puntualizaron que esta asignación es neutra económicamente para ellos.

Estos servicios abarcan a 11.290 trabajadores y en aquellos aeropuertos en los que cambie el prestador, esos trabajadores deberán ser subrogados.

MEJORAS

En cuanto a las mejoras de los licitadores, el 80% de la flota de los operadores de ‘handling’ será eléctrica en 2024 y el 88% en 2030. Se superan ampliamente los mínimos establecidos en el pliego de 34% y 49%, respectivamente. Además, en 2024 la flota sostenible alcanzará el 99,23% y en 2030 llegará al 100%.

Por lo que respecta a la calidad del servicio, se amplían también los acuerdos relacionados con los tiempos de entrega del último equipaje con un compromiso de reducirlos en torno al 20%.

«Todo ello redundará en una mejora de la calidad del servicio al pasajero sin que se incrementen las tarifas que los operadores aplican a las compañías aéreas, gracias a los compromisos de descuento», indicó Aena en un comunicado. En concreto, los licitadores han ofertado una reducción media adicional del 6% sobre las tarifas máximas de rampa actuales.

Las nuevas licencias entrarán en vigor durante los primeros meses de 2024, antes de la temporada de verano. En Canarias empezarán meses más tarde, ya que la temporada alta en las islas es la de invierno. Aena establecerá un calendario de transiciones escalonado en base al tamaño del aeropuerto y de los cambios de operador, en su caso.

A partir de la asignación de estas licencias, las compañías aéreas deberán establecer la relación comercial con los operadores en posesión de las nuevas licencias. Con independencia de estas licencias, las compañías aéreas también podrán solicitar prestarse el servicio a sí mismas (‘autohandling’) en los términos y bajo las condiciones establecidas.